Marcosa Riegos

Fecha:

Client:

Categoria:

Servicios:

Riegos

Tuberías de Abastecimiento y Saneamiento

El sistema de riego por aspersión más habitual es el de Cobertura Total Enterrada (C.T.E.), en el cual todas las tuberías que forman parte de la instalación quedan enterradas a las profundidades correspondientes (0,9-1,2 m), quedando fuera únicamente las hileras de cañas porta aspersores con los aspersores.

FASES

Para facilitar la manipulación en el interior de la zanja, se recomienda que su ancho total sea igual al Ø de la tubería más 60 cm. En el supuesto de que el terreno sea duro, con piedra o cachote suelto se recomienda sobreexcavar entre 10 – 15 cm por debajo de la generatriz inferior del tubo. Este vaciado adicional se puede rellenar con un lecho de arena o tierra vegetal para que:

 

  • Podamos realizar una correcta y uniforme nivelación del terreno que garantice la pendiente deseada.
  • Evitar posibles daños a la tubería donde el terreno es de piedra con cantos angulosos.

 

Cuando la zanja se realiza en terrenos arenosos o blandos podemos prescindir de la sobreexcavación y del relleno adicional. Asimismo no se debe realizar una instalación de saneamiento sobre materiales que varíen su volumen con la humedad y la temperatura (arcilla, caliza, etc.), sin que previamente se realice un estudio más detallado para determinar el alcance de las medidas necesarias a adoptar, tales como ampliar la sobreexcavación o saneo del terreno y el tipo de material y su granulometría óptima para el relleno.

 

Se debe realizar por ambos lados del tubo y a la vez, para ello se puede utilizar el propio material de la excavación si cumple con las características de suelos establecidas en la norma prEN1046 o bien mezclar con otro material seleccionado.

 

Fase I: Ejecución de la cama o lecho de apoyo.

Realización de la cama de apoyo sobre la que se colocará el tubo. Esta capa de material garantizará la pendiente de apoyo del tubo sobre el fondo de la zanja, el cual debe compactarse previa y uniformemente en toda su longitud.

Fase II: Relleno hasta generatriz superior del tubo.

Se continúa vertiendo el material de relleno en capas de espesor no superior a 15 cm., y con un nivel de compactación similar al del lecho de apoyo. Esta etapa se repite sucesivamente hasta llegar a la coronación del tubo, dejándolo visible. Es muy importante que NOqueden oquedades bajo el tubo, además de compactar muy bien el relleno vertido a ambos lados de la tubería. No olvidemos que este tramo de relleno le confiere al tubo la rigidez necesaria para compensar los empujes verticales.

Fase III: Relleno con suelo seleccionado sobre generatriz superior del tubo.

Se continúa el relleno hasta 30 cm. por encima de la coronación. En esta fase se debe usar suelo seleccionado y cribado, pudiéndose utilizar también para este fin el mismo material que se usó para el lecho.

Fase IV: Relleno hasta coronación de la zanja.

Continuación del relleno hasta la coronación de la zanja, en tongadas de espesor inferior a 20 cm.

La compactación en cualquiera de las fases de relleno se debe de realizar con pisón ligero y a ambos lados del tubo, sin compactar la zona central que corresponde a la proyección de la tubería.

En muchas ocasiones se hace necesario entubar algunos tramos de acequias debido a que acaban tan deterioradas por su uso a lo largo del tiempo que transportar un caudal de agua se convierte en una labor ardua e ineficiente por las pérdidas que producen.

 

También es buena idea el entubado de acequias debido al cambio en los sistemas de riego, para respetar a los vecinos que riegan aguas abajo.

 

Marcosa Riegos, S. Coop. ha entubado multitud de metros de acequia por estos dos motivos principalmente, devolviendo a la vida muchas conducciones formadas por acequias obsoletas y pequeñas para el caudal que soportan.

 

Estudiamos el caudal que debe llevar y la pendiente que le vamos a dar, para obtener el diámetro idóneo de tubería a colocar en función del material con el que esté construida. De esta forma siempre colocaremos el diámetro de tubería más económico respecto a las expectativas hidráulicas que hagan falta.

 

Para servir el agua a los regantes, instalamos arquetas de hormigón prefabricado con tajadera de diferentes tipos dependiendo de las condiciones del trazado y la disposición de las parcelas.

En el sistema arqueta-tajadera hemos dedicado bastante tiempo en pruebas, para tener como resultado una arqueta sólida, fácil de colocar e insertar el tubo de entrada y salida asegurando la hermeticidad en la conexión, junto con unas tajaderas completamente estancas.

icono marcosa riegos

Marcosa Riegos

Otros Servicios​